Mercedes Resino pionera del skate femenino junto con Àngels Borrell, formó parte del equipo California Sun.

“Empecé a patinar a los 14 años. Es skate fue un regalo de un familiar y me llegó al alma, desde entonces no me volví a separar del artilugio en cuestión. Era un Sancheski, de los primeros que se vendieron en España. En el instituto me conocían como “la chica del monopatín”, porque llegaba cada día montada en él. Por aquel entonces era raro que una chica fuera skater, por suerte hoy en día hay muchísimas, pero he de decir que me gusta haber sido de las pioneras junto con Angels.
Formé parte de los patinadores de Madrid que construimos el parque Sindical.
En la actualidad no patino pero no puedo desprenderme del skate. En casa tengo dos, por si acaso algún día salgo con alguien a dar una vuelta, como alguna vez he hecho.
Sé que todos los que hemos cogido la tabla en la adolescencia, aunque pasen los años siempre seremos skaters en nuestro corazón y estaremos unidos por una pasión: la de rodar, o mejor dicho, volar sobre el asfalto.”